Prostíbulos de Maipú (IV parte) - Por Juan P. Caputto.

    Author: Tito Naddeo Genre: »
    Rating

    Prostíbulos de Maipú. (Cuarta parte) 

    Por Juan P. Caputto.



    Despidiendo el año: 

                El 1º de enero de 1910, el encargado de servicio de calle, agente Manuel Cardozo (29), Argentino, Soltero, informa al Comisario de Maipú, Luis E. Blasetti, “…que anoche como a las 11:30 P.M., se hallaba de recorrida por el prostíbulo local, en compañía del agente Pedro Siedi (27) árabe, soltero”, “…que ambos estaban parados donde bailaban varias parejas que despedían el año y que vieron a dos de ellas, integradas por León N. Ferrari y Laurita (19) Argentino, soltero y Nélida Martínez (23) Argentina, soltera, alias “La tango” y la otra por Agustín Zulueta (24) Argentino, soltero, cochero y Emma López, Argentina, Soltera, alias “La Paisana”.                        

                Que mientras ambas parejas bailaban se llevaron por delante y que Ferrari y Zulueta dejaron a sus compañeras y comenzaron a promover un incidente, motivo por el cual intervinieron ambos agentes para separarlos.                        

                Que como Ferrari se encontraba algo ebrio y continuara con sus insultos se le dio orden de arresto y aquel se negó a ello, diciéndoles, que
      "… no eran culo de llevarlos” 
    y que …
     ” eran unos vigilantes desgraciados” 
    y que además ofreció
    …” cagarlos a balazos” y que continuara con insultos cada vez más frecuentes, 

                Cardozo lo tomó de un brazo y Ferrari le tiró tres trompadas que le hicieron caer el casco de la repartición, motivo por el cual fue inmovilizado y traído detenido a la comisaría. Los testigos del hecho que se encontraban en el lugar, Jaime Tort (21), Abel Baisa (21) y Vicente Fontana (21), todos argentinos, jornaleros, son coincidentes en relatar los hechos acaecidos. Efectuado el sumario de práctica al Juez de Paz de Maipú, Tomás Macchi, actuando de secretario Enrique Lamarque y ante la recomendación del Síndico Fiscal, Ricardo Otamendi, Ferrari es condenado a un mes de arresto y según resolución del 01/02/1910, diósele por compurgada la pena con los días de prisión sufridos en el calabozo de la Comisaría de Maipú. 


    Festejando la goleada. 

                El 9 de abril de 1917, el sargento Victorino Sosa, informa al oficial encargado de la Comisaría de Maipú, Carlos J. Mena que…anoche siendo las 10 hs, tuvo aviso telefónico que en la Casa de Tolerancia, se había producido un desorden, ocurriendo un pequeño pugilato. 

                Ordenándole el oficial de guardia que se trasladara en el acto y procediera en consecuencia. Que resultó que el individuo Germán Esteban Aldana (20), empleado, en compañía de varios otros solicitó le sirvieran seis cervezas, negándose a ello el encargado de la casa, Félix Orchorezki (25) austríaco, diciéndole que tal vez, no le pagarían, levantándose d e la mesa Aldana y refregándole en la cara un billete de $ 50 m/n, motivo por el cual se tomaron a golpes de puño. Se procede a confeccionar el sumario correspondiente, prestando declaración  Ezequiel Gamen (21) empleado, que es presidente del Club de Foot-Ball “Porteño”. Dijo que habían realizado un partido con su similar de Balcarce, Club Atlético Rivadavia, en el cual los locales se impusieron con facilidad y que después tuvieron un banquete en el Hotel Nosotti y luego en compañía de varios jugadores y amigos se dirigieron a la Casa de Tolerancia. 

                Que tomaron varias vueltas de botellas de cerveza y que al pedir seis botellas Aldana, el encargado se negó a ello aduciendo…”que quién sabe si le pagarían” y que…”al lugar no solamente se concurría a beber”, motivo por el cual se produjo el incidente. También prestan declaración los vecinos e integrantes del cuadro local, Eulalio López, Vicente Di Mateo y Nicolás Sabella. El sumario es elevado al Juez de Paz de Maipú, Romualdo B. Corti, actuando de secretario Blas R. Sempe, juntamente con el detenido Aldana, quien luego de prestar declaración, fue puesto en libertad bajo caución juratoria. 

    Descomunal desorden con varios heridos. 

                El sábado a la noche, se realizaba en “El Café Viejo”, un bailongo que se hallaba muy concurrido y animado, al decir de un cronista social y en el cual se había reunido la flor y nata de nuestro vergel orillero. Entre milongas y rancheras se deslizaban las parejas, sacando lustre al piso, cuando debido a la aglomeración, uno de los bailarines pisó a otro, que no pudo permitir semejante falta de consideración, máxime que en ese momento se hallaba bailando con “la Parda” Encarnación, que era allí “la flor del pago”, Es claro que eso trajo una serie de aclaraciones mutuas, que lejos de aclarar oscurecieron el asunto y Pedro Arnossi intervino para apaciguar los ánimos y en esas circunstancias, se ignora quién le aplicó un palo en la cabeza, lesionándole aunque no de consideración. 

                El bochinche produjo el desbande consiguiente, no sin antes algunas damiselas intentaran desmayarse. Y llegó la policía, la policía siempre ha de meter  la pata y disolvió  “tan agradable reunión”. Poco después, algunos de los concurrentes al bailongo se trasladaron al restaurant Cametti y en la vereda del mismo se trabaron en discusión sobre lo ocurrido en el baile. Entre estos estaban los hermanos Jesús y Rafael Martínez, conocidos por “los gallegos Martínez”, Honorio Sánchez, Lucio Giménez, Dámaso Gómez  y Juan Caballero, los cuales sacaron a relucir revólveres y “fillingos” y ahí nomás, punta y acha; 

    “No dispares maula”, 
    "no me tires hermano”, 
    “por tu mamita”, 
    “zas”, 
    “trasching”, "
    pum, pam, pum” y se armó la de “órdago”. 

                Que parecía una asamblea del “Frente Único”, donde, como se sabe, nada se entiende. Resultado; Giménez, con el filo de su cuchillo le hizo unos cortes y quebradas en el cuero cabelludo a Gómez y este a su vez, hizo un disparo de revólver contra Giménez, hiriéndolo en el pecho, lado izquierdo, Rafael Martínez, apareció con unos cortecitos en la oreja zurda y Juan Caballero, que parece quiso actuar de redentor, un tajo en la mano izquierda. En lo más lindo de la trifulca, apareció la policía - otra vez a interrumpir la diversión – y arrió con los combatientes y otros, que si bien no intervenían en la refriega, tenían algo que ver con ella. Fueron secuestrados 15 cuchillos, un surtido de las más variadas clases, dimensiones y calidades. Giménez y Gómez se asisten en el Hospital  Se ha dado cuenta del hecho al Juez del crimen de Dolores, Dr. Pizarro. 

    Nota: Textual del diario “La Voz” de Maipú. Ejemplar Nº 7157 del 12 de marzo de 1928. 

    Ansioso el hombre

    El 5 de junio de 1937 se presenta ante el Comisario de Maipú, actuando de escribiente Antonio N. Marino, Esther González (23) pupila del prostíbulo local, quien denuncia, que ayer siendo las 23:30 hs. encontrándose en la Sala del lugar, se le aproximó el sujeto Pedro González (26) jornalero, quien la invitó a bailar, lo que declinó en virtud de que el mismo, había hecho acuerdos de que en una oportunidad que pasó a su pieza, ella, era la que había abonado el gasto a la gerenta de dicho lenocinio (sic). Haciéndole presente que debía comportarse como hombre y no charlar lo que no era verdad y aquel sin ninguna clase de motivo, dio golpes de puño en el ojo derecho, produciéndole la equimosis que presenta. 

                Por su parte el detenido González, manifiesta que en virtud de satisfacer deseos propios de la naturaleza se trasladó al prostíbulo, donde no concurría desde hace más o menos cuatro meses. Que una vez en la Sala, le agradó una mujer, a la que invitó primeramente a bailar una pieza, que en eso estaba cuando le dijo a la referida que iba a pasar con ella y que con el propósito de despertar sus instintos, dado que ella es una mujer pública, le fue a tocar los senos y que ella con palabras que no vale la pena repetir lo insultó y le dio un empellón. Que ignora por qué causa la González, al darse vuelta se resbaló. 

              Con tal mala suerte que fue a golpear el rostro en la punta de la baranda que separa la sala del baile público, viendo en el acto que manaba sangre de la nariz. Que es completamente incierto que el dicente la haya golpeado y que ella, con toda seguridad, lo acusa con el sólo o único propósito de parecer como víctima de un delito y perjudicar al declarante, tal vez aconsejada por terceras personas. Finalizado el sumario es elevado al Juez de Paz Pablo Di Gerardi, actuando de secretario Enrique Bi Gliani y de síndico José M. Goenaga, juntamente con el detenido González, ordenando el Juez su procesamiento. 

    Por negarse a satisfacer apetitos carnales. 
    Telégrafo de la provincia de Buenos Aires. Maipú; 6 de marzo de 1922. Sr. Juez de Crimen. Dolores. 

                Pido a S.S reparar justicia, pues he sido brutalmente apaleada ayer, dentro de la Comisaría por el empleado Padilla, por negarme a saciar sus apetitos carnales, con ese fin se me tuvo, imputándoseme un delito consumado, se me tiene encerrada negándoseme asistencia médica. Lo que se hace con un fin de ocultar publicidad. Fdo. Blanca Ramírez. 

                Recibido por el Juez A. Quintana, y el mismo lo envía a la Jefatura de la Provincia, quien ordena la sustentación de las actuaciones correspondientes, designando instructor al Comisario José N. Peña, quien se instala en la Comisaría de Maipú y nombra como secretario al Oficial Luis F. Zipolo.                         

                Como primera medida se solicita al médico de Policía Dr. Juan J. Barbieri, practicar un examen a la detenida.   El Dr. Barbieri informa que la misma presenta cuatro equimosis paralelas y transversales en el tercio inferior del muslo derecho, estas lesiones varía de 2 a 4 cms de diámetro y están situadas en el muslo derecho, tercio inferior, y las mismas fueron producidas por un objeto flexible y curarán de 8 a 10 días. Posteriormente presta declaración Eufemia Rolfo, con nombre supuesto de Blanca Ramírez (24) argentina, soltera, pupila de la casa de lenocinio de la localidad, quien manifiesta que ratifica sus denuncias y que el telegrama fue efectuado de su puño y letra y despachado por un menor que fue a visitar  un preso.  

                También declara Ramona Torrilla, (24) alias Nina Rodríguez, viuda, uruguaya y de igual profesión, quien dice que se hallaban hospedadas en el depósito de la Comisaría y siendo las 17 hs entró el empleado Patricio A. Padilla (25) argentino, quien sostuvo una conversación y le dijo a la Rolfo que debía acostarse con él, lo que ella no aceptó y que acto seguido tomó un cinto y con él le aplicó varios golpes en las piernas. Son llamados a declarar los integrantes de la guardia del día del hecho que lo fueron el Cabo Alejo Parrilli (62), italiano y los agentes Félix Pintos (23) y Alfredo F. Zabala (35), argentinos, quienes son coincidentes en decir que no han visto que la detenida fuera castigada. Finalmente se hace comparecer al agente Padilla, quien dice que es incierto que diera malos tratos a la detenida y que en todo momento la atendió con corrección y que solamente la interrogaba sobre el hurto de unas almohadas de la casa que había denunciado la dueña del prostíbulo Emma Brown, polaca y vecina de Maipú. 

                 Terminadas las actuaciones se hace tres ejemplares del sumario, los cuales son enviados al Jefe de Policía de la Provincia de Buenos Aires, al Juez de Paz de Maipú, Héctor Marino y al Juzgado del Crimen de Dolores. 

    Leave a Reply

    Noticias de nuestra historia. Un día como hoy ...

    Recopilación de hechos y noticias de medios locales,en especial el diario La Voz, rescatados para los maipuenses por el investigador Sr. Juan Pedro Caputto, quién fue Director por espacio de varios años de este matutino.

    Canal El Amigo

    Conferencias, charlas y discursos de amigos que nos han honrado con su presencia en el Museo.

    Blog El Amigo

    Blog El Amigo
    "Nadie puede vvir sin alguna ayuda de sus amigos, un Museo tampoco."

    Contacto

    Contacto